miércoles, 28 de mayo de 2008

Applemaniaco.

Es curioso, mi última entrada sirvió para contar que había dejado de lado los PC para pasarme a la marca de la manzana. Este texto, siguiente cronológicamente aunque bastante espaciado en el tiempo, es la certificación de que el paso dado anteriormente es acertado, y de que estoy convencido de que, desde mi punto de vista evidentemente subjetivo, la superioridad de Apple en cuanto a facilidad de uso, ergonomía y productividad es muy superior al resto. Por no hablar de diseño.

Llevaba tiempo dándole vueltas a las pocas neuronas que me quedan sanas sobre adquirir un nuevo ordenador. el iMac G4, se me estaba empezando a quedar corto. Si bien no me puedo quejar del rendimiento en general que me ha ofrecido durante estos veinte meses, es cierto que en algunas tareas ya empezaba a renquear. La reproducción de vídeos de paginas como Youtube o la navegación por webs muy cargadas y con partes en flash se hacían bastante pesadas. Incluso la nueva actualización de Gmail, correo que uso habitualmente, era bastante lenta. Aunque quizá uno de los pesos que ha hecho inclinar la balanza hacia la compra ha sido el tamaño de la pantalla, en la que pese a su calidad, ya me estaba dejando la vista.


Adquirir un PC lo tenía descartado desde un principio, pero el precio de los Mac la verdad es que causa un poco de respeto. Aunque bien mirado, comprar un PC con los componentes de la calidad que incorpora Apple a sus productos, tampoco es barato. Bueno, el sábado en un arrebato típico en mi de compra compulsiva, paseando por un centro comercial con Ludi vimos el iMac, dimos tres o cuatro vueltas como perros al árbol antes de mear, nos lo pensamos (poco), y a pasar por caja. Varapalo a mi ansiedad, lo tenían agotado en el centro, pero el vendedor, hábil, dijo que no había problemas, que lo localizaban en otra tienda y que el jueves en casa sin ningún gasto adicional. El jueves se ha adelantado a hoy martes y aquí estoy más contento que un pervertido sexual rodeado de muñecas hinchables.

Por un lado contento con la nueva adquisición, por otro un poco triste por dejar de lado la "lamparita", un ordenador bastante bonito y que voy a echar de menos encima del escritorio.


He hecho unas fotos al desembalar el iMac, no soy el primero ni el que mejores fotos ha tirado, que hay muchas cosas de estas por internet, pero me hacía ilusión dejar plasmada en imágenes la apertura del cacharro.

Friki que es uno.
Publicar un comentario